Radio Paloma: ATENCION: 10 errores que cometes al ducharte

MENUS DE PAGINAS

ATENCION: 10 errores que cometes al ducharte


Sin que lo sepas puedes estar haciendo mal algo tan aparentemente simple y cotidiano como darse una ducha. Estos son los errores más comunes. 

Alta temperatura: 

A mucha gente le parece relajante el agua muy caliente. Y, sin embargo, y aunque nos dé pereza deberíamos optar por la fría. El agua caliente no es buena para la circulación de la sangre. También puede afectar a nuestra tensión y provocarnos un desagradable mareo. Además, afecta a nuestra piel. La temperatura del agua en ningún caso debería superar los 37 grados. Si no te atreves a darte toda la ducha fría, termina al menos con unos chorritos así. ¡Es tonificante! 

Repetir: 

Es un error que se comete principalmente en verano, cuando al sudar mucho estamos más incómodos, pero cada vez hay más estudios que desaconsejan un exceso en las duchas. Y es que la capa córnea, la más externa de la piel, puede sufrir en exceso. Por eso NO te duches más de una vez al día. 

Demasiado tiempo: 

La piel también puede resecarse y sufrir por un exceso de tiempo. De hecho, existe hasta una recomendación de la Organización Mundial de la Salud al respecto: no más de cinco minutos. 

Demasiado jabón: 

El jabón puede convertir en un agente más de agresión para nuestra piel. Especialmente si no es neutro: tiene que tener un P.H. de 5.5.; de lo contrario tu piel se resecará y perderá las barreras de protección natural. 


Demasiado champú: 

¿Cada cuánto te lavas el pelo? Para los expertos, si el cabello es normal, lo correcto es lavarse el pelo cada tres días, y con una cantidad razonable de champú. No más de una avellana y, a ser posible, un champú neutro, sin alcoholes, fragancias o conservantes. Si se utiliza champú de más se consigue el efecto contrario al deseado: el cabello parece casi más sucio que al principio. 

La espalda también existe: 

Sea porque no alcanzan bien, sea porque se olvidan muchos olvidan esta parte del cuerpo que también necesita atención. Existen instrumentos que te pueden ayudar a frotar y asegurar así la higiene y la renovación de las células muertas. 

Aclararte mal: 

Hay que tomarse un tiempo para aclarar a conciencia tanto el cabello como el cuerpo. A menudo la gente se aclara muy rápido y, sin darse cuenta, se deja pequeñas incrustaciones de jabón que le dañan la piel y se la ensucian más. 

Depilarte en la ducha: 

¿Eres las que aprovechas la ducha para ponerte al día? A pesar de ser un hábito muy extendido (lo hace el 70% de las mujeres) es muy poco recomendable. Resulta muy irritante para la piel y está desaconsejado. 

Las esponjas: 

Si eres de los que usa esponja recuerda renovarlas a menudo. Las esponjas pueden convertirse en auténticos criaderos de bacterias. Así lo desveló un estudio de la Universidad de Cornell, que explicó cómo las células muertas acumuladas junto con el ambiente húmedo de la esponja con una mala combinación. 

No secarte: 

También es importante secarse bien y a conciencia. Los restos de humedad pueden provocar hongos, especialmente entre los dedos de los pies y en las uñas.

Me Gusta